DINASTÍA DE LOS CAPETOS

Casa real que gobernó Francia desde el año 987 al 1328.
La dinastía de los Capeto se inició con Hugo Capeto, duque de París, aunque en un principio su gobierno estuvo limitado al ducado de París, pronto el poder de los Capetos se extiende a toda Francia, gracias a las conquistas armadas y a las estratégicas alianzas matrimoniales
La importancia de la familia de los Capeto fue, entre otras, el fortalecimiento y engrandecimiento de Francia al evitarse las pugnas por la sucesión al trono, mediante la hábil maniobra de Hugo de asociar en su reinado al primogénito, de esta forma se aseguraba la sucesión, estrategia repetida por sus descendientes.
Los reyes más destacados de los Capeto fueron Felipe II (1180-1223) fortaleció la monarquía y consagró a París como capital del reino; San Luís IX (1220-1270), rey devoto y enemigo de la corrupción, participó en la séptima y octava cruzada; Felipe IV, el hermoso, (1285-1314) responsable del traslado de la sede papal a Avignon y la supresión de la orden de los Templarios.
Al fallecer Carlos IV, sin dejar heredero varón, asumió el trono de Francia la casa de los Valois.
En conclusión, los quince reyes Capeto no sólo gobernaron a Francia sino que su influencia se extendió a otros países europeos debido a las alianzas matrimoniales.