ESCULTURA FUNERARIA


La escultura funeraria.- La muerte en el medioevo se traduce en una abundante iconografía, en parte por la experiencia de la peor pandemia de la historia: la Peste Negra; y por la otra, por la necesidad de proyectarse en el tiempo. Así, la muerte no sólo se representa de manera general como un esqueleto portando una guadaña, símbolo de la futilidad de la vida, sino que también se representa de manera individualizada como homenaje al propio difunto. Es así que el finado aparece generalmente de forma yaciente, como si estuviese dormido con sus ropajes o armas de caballería, acompañado de figuras orantes que se sitúan al lado del sarcófago. Ejemplo: tumba de Philippe Pot.


Retrato.- En la época gótica aparece la figura del cliente, aquella persona que ordenaba la ejecución de una obra artística. Esto trajo consigo que muchos de ellos, ya sea por el deseo de preceptuarse en el tiempo o por la simple vanidad de demostrar su poder o riqueza exigiese ser representado en la obra, la mayoría de las veces el donante aparecía de rodillas a los lados de las figuras religiosas. En este sentido, el mejor ejemplo lo constituye la portada de la catedral de Dijon, en la cual el escultor Claus Sluter, coloca a los donantes Felipe, el Atrevido, Duque de Borgoña y su esposa Margarita de Flandes en compañía de sus patronos religiosos San Juan y Santa Catalina, todos en actitud de devoción a la Virgen María.

Los Púlpitos.- Los púlpitos eran plataformas elevadas que se encontraban en las iglesias a los fines de facilitar las actividades litúrgicas, tales como predicar los evangelios. Los monjes franciscanos pusieron de moda los púlpitos adornados con imágenes bíblicas. Lo novedoso de estas estructuras es que además de ser un elemento auxiliar de la liturgia eran verdaderas esculturas arquitectónicas. Los más afamados púlpitos fueron realizados por los italianos Nicolás y Giovanni Pisano, tales como los púlpitos del baptisterio de Pisa, de la catedral de Siena, de la iglesia de San Andrés de Pistoia, etc.

Púlpito de la catedral de Siena, Nicolás y Giovanni Pisano.-

Nicolás Pisano y Giovanni Pisano.- (aprox. 1205 - 1280 y 1250 -1314, respectivamente). Padre e hijo, considerados los más grandes escultores del gótico italiano. Ellos a menudo trabajaron juntos, aunque sus estilos pueden ser diferenciados; en este sentido puede decirse que las figuras de Giovanni tienen mayor carga de emotividad y son más elegantes que las del padre, siguiendo el estilo del gótico-francés.
A la par de su obra escultórica, los Pisano fueron reconocidos arquitectos, su obra cumbre fue la catedral de Siena.
En 1260, Nicolás esculpió el púlpito del baptisterio de Pisa, en el cual logró una magnifica adaptación de las formas clásicas al nuevo contexto gótico. Así inspirado en un antiguo sarcófago griego tomó la figura de un Hércules desnudo y lo transformó en Cristo, dotandolo de sentimientos. Igualmente fue coautor del púlpito de la catedral de Siena y de la fuente de Perugia en colaboración con su hijo Giovanni Pisano.


Nicolás Pisano. Púlpito del baptisterio de Pisa (1260). Dentro del baptisterio construido en estilo Románico se encuentra el sobresaliente e innovador púlpito de mármol blanco. El mismo se sustenta sobre una columna central instalada sobre un pedestal con imágenes grotescas, alegorías de las antiguas religiones paganas. Las seis columnas externas reposan de manera alternativa sobre los lomos de tres leones que representan el triunfo del Cristianismo. Los capiteles están decorados con motivos vegetales y los arcos están compuestos por un arco trilobulado dentro de otro de medio punto. Las enjutas entre estos arcos están labradas con imágenes de los profetas y de las virtudes. Todo ello conforma la estructura sobre la cual descansa el púlpito, propiamente dicho de forma hexagonal. En los cinco paneles del púlpito (porque el sexto esta abierto para permitir el acceso) fueron tallados a la manera clásica, es decir griega con gran profusión de figuras, la vida de Jesús, desde la anunciación hasta la crucifixión. Obsérvese la figura del Cristo musculoso en remembranza de un Hércules visto en un antiguo sarcófago. Por último vemos un águila coronando el púlpito.

Alrededor del año 1280 falleció Nicolás, siendo reemplazado por su hijo Giovanni en la dirección del taller. Éste, sólo o en compañía del padre esculpió las figuras de la fachada del baptisterio de Pisa (hoy en el Museo Nacional).
Giovanni logró el pleno desarrollo de su arte en Siena; en el año 1278 fue designado Arquitecto Jefe en sustitución de su padre, continuando con la decoración de la catedral y de su púlpito, la figura de la Prudencia esculpida en ese púlpito debió haber inspirado a Masaccio para pintar a Eva en su cuadro la “Expulsión del Paraíso”. Las figuras de la fachada tienen una tremenda fuerza y vida interior, muchas de estas estatuas fueron transferidas por seguridad a los museos.

Giovanni esculpió además los púlpitos de la iglesia de San Andrés, en Pistoia y de la catedral de Pisa. También trabajó en esculturas de busto independientes del marco arquitectónica, la más conocida en la “Madonna con el Niño” ubicada en el altar de la catedral de Padua. Es sorprendente el realismo y la tensión dramática de sus figuras, características que han conducido a los críticos a considerar que Giovanni desempeñó en la escultura, un papel semejante al de Giotto en la pintura. El asteroide “7313 Pisano” recibió el nombre en honor de Nicolás y Giovanni Pisano


Giovanni Pisano. Púlpito de la catedral de San Andrés (Pistoia, Italia). Mármol. 1301. Los cinco relieves del púlpito la anunciación, la natividad, la adoración de los magos, la matanza de los inocentes, la crucifixión y el juicio final.

Giovanni Pisano. Púlpito de la catedral de San Andres. La matanza de los inocentes (detalle)


Andrea Pisano y Nino Pisano.- (aprox.1290- 1348 y 1315 - 1368 respectivamente).
Padre e hijo, ambos fueron escultores y arquitectos florentinos.
Andrea trabajó en Florencia, Pisa y Orvieto, es probable que alrededor del año 1341 abandonara Florencia con sus hijos Nino y Tommaso y se trasladara a Orvieto donde lo sorprendió la muerte a causa de la Peste Negra. La obra de Andrea se destaca por una elegante armonía, él supo representar con excelencia los pliegues de las vestimentas para conceder a las figuras una marcada corporeidad, además utilizó el paisaje de fondo como contrapunto en sus relieves. Su obra máxima es la puerta de bronce del baptisterio de Florencia. La fundición de esta puerta se hizo en el año 1332, no obstante el montaje se retardó 3 años. Son 14 escenas en cada una de las puertas; las 10 primeras narran la vida de San Juan Bautista y las últimas 4 se refieren a las virtudes.
Las figuras están inscritas en un marco cuadrilobulado.
Como arquitecto, le correspondió a Andrea Pisano suceder a Giotto en la construcción del campanario de Santa María del Fiore de Florencia.
A su vez, Nino, colaboró con su padre en la elaboración de varias obras, siendo su asistente en la decoración de la puerta del baptisterio de Florencia. Igualmente realizó varias figuras independientes del marco arquitectónico.




Claus Sluter.- (1355-1406 aprox.) Escultor gótico de origen flamenco, principal representante de la escultura borgoñesa. Nació en Holanda, se formó en Bruselas y entró al servicio del Duque de Borgoña, como asistente de Jean de Marville en la construcción de la Cartuja de Champmol, en Dijon.
A finales del siglo XII, bajo el reinado de Felipe, el Hermoso, la monarquía francesa había realizado grandes esfuerzos para organizar la administración central, pero el país aún no lograba la homogeneidad política. Algunas regiones estaban regidas por príncipes que gobernaban a la manera “imitatio regni”, es decir como verdaderos soberanos con absoluta independencia. Las cortes de los duques de Anjou, de Berry y de Borgoña rivalizaron con la del rey de Francia, no sólo en política sino también en lo artístico.
En este sentido destaca la labor de Felipe de Valois, el Atrevido, duque de Borgoña y hermano de Carlos V quien en su afán de igualar a Paris construyó la cartuja de Champmol en Dijon, monumento funerario de la familia; entre los grandes artistas invitados estaba CLAUS SLUTER, quien ejerció notable influencia en el arte borgoñon. Sluter fue nombrado escultor principal, a la muerte de Marville y gozó de gran libertad de creación para expresar su originalidad. Su estilo a pesar de ubicarse dentro del gótico blando o internacional es de gran realismo. Su trabajo es muy emotivo y los ropajes abundantes y pesados caen en cascadas llenos de movimiento dejando entrever los cuerpos. Principales obras: La portada de la Cartuja de Champmol, el monumento funerario de Felipe, el Atrevido, el pozo de Moisés.

Claus Sluter. Portada de Champmol, Dijon.- Las esculturas de Claus Sluter están totalmente liberadas del marco. En el parteluz se encuentra la Virgen con el Niño, se observa gran dominio del movimiento del cuerpo, en efecto, la Virgen aparece envuelta en un manto de riquísimos plieges que crean un efecto de movimiento. A los lados están los donantes Felipe, el atrevido, duque de Borgoña y su esposa Margarita de Flandes (arrodillados), en compañía de San Juan y Santa Catalina. Resulta curioso que en la portada de una iglesia se representaran a personajes vivos y laicos ya que era un sitio reservado a personajes bíblicos y a santos patronos del lugar.



Jean Pépin de Huy.- Escultor y tallista francés, trabajó para la condesa de Mahaut de Artois. La actividad de este artista aparece muy vinculada con el mecenazgo de la condesa, tanto es así que no se tienen evidencias de trabajos realizados por el artista, después la muerte de ella. Realizó el monumento funerario del Duque Otón de Borgoña, de la cual sólo se conserva una figura llorando, el monumento funerario de Roberto de Artois y además esculpió en mármol una pequeña escultura de la Virgen con el Niño, una verdadera obra de arte, ésta figurilla fue donada por la condesa a la cartuja de Mont Sainte Marie.

Final de la escultura gótica:
El arte gótico fue sucedido por el Renacimiento. Italia, el país con mayor tendencia a lo clásico fue el primer lugar donde se dio paso a la nueva tendencia.
“ …El fin de la escultura gótica se puede localizar con precisión con el surgimiento del Renacimiento en la Italia de comienzos del siglo XV, con la famosa competencia por el encargo de las puertas del baptisterio de la Catedral de Florencia…” (Wikipedia, la enciclopedia libre).
No obstante, la influencia del gótico se extendió más allá de los límites italianos, en lugares como España y norte de Europa (Alemania y Flandes) donde pueden encontrarse modelos góticos hasta comienzos del siglo XVI.