ARQUITECTURA GOTICA

La arquitectura gótica nació en París, con la catedral de Saint Denis, mandada a construir por el abad Suger, consejero del Rey Luis VII; pronto el nuevo estilo se extendió al resto de Francia y de allí a toda Europa. Asimismo, lejos de limitarse a las edificaciones de tipo religioso, poco a poco, fue abriéndose camino en el mundo profano, construyéndose magníficos palacios civiles. No obstante es la catedral donde el gótico alcanza su mayor expresividad
Catedral de Saint Denis. Francia. La primera construcción que abraza el nuevo estilo gótico fue erigida en el año 1140, en París por el abad Suger. La catedral testigo de grandes acontecimientos históricos se convirtió en la principal necrópolis de reyes y reinas hasta que en 1773, durante la Revolución Francesa se procedió a la exhumación y profanación de la tumbas reales.
Las causas generales de este estilo, no sólo han de buscarse en la necesidad de iglesias más amplias debido al crecimiento de las ciudades y el número de sus pobladores, ni en el natural desarrollo de las técnicas de la arquitectura románica; sino en la necesidad de plasmar el concepto teológico de la luz, imperante de la época. Así, el abad Suger, personaje decisivo en la formación del gótico, ordenó la construcción de su iglesia en concordancia con las ideas relativas a la supremacía de lo espiritual sobre lo material, de la luz como elemento esencial de la simbología divina. En consecuencia, a los arquitectos góticos les correspondió formalizar la idea de la Ciudad Celestial o Nueva Jerusalén, contenida en el Apocalipsis de San Juan. Esta cosmovisión se manifestó en la construcción de catedrales elevadas con grandes ventanales y llenas de luz. Así la silueta de una catedral gótica refleja el concepto de la iglesia triunfante, de la Nueva Jerusalén, en donde se integra lo material con la luz divina, vista ésta como un elemento arquitectónico más.
“…Las nuevas catedrales proporcionaban a los creyentes un reflejo del otro mundo. Habrían oído hablar en himnos y sermones de la Jerusalén celestial, con sus puertas de perlas, sus joyas inapreciables, sus calles de oro puro y vidrio transparente (Apocalipsis 21). Ahora, esa visión descendió del cielo a la tierra. Las paredes de estos edificios no eran frías y cerradas. Se hallaban formadas de vidrios coloreados que brillaban como una piedra preciosa. Los pilares, nervios y tracerías se realzaban en oro. El fiel que se entregase a la contemplación de toda esa hermosura sentiría que casi había llegado a comprender los misterios de un reino más allá del alcance de la materia…” (“Historia del Arte” E.H. Gombrich, p.189).
En conclusión, podemos decir que la catedral gótica, no sólo refleja la vitalidad de las ciudades, la riqueza y prestigio de sus obispos; sino también y muy especialmente la fe de aquella época. En verdad, el ideal de los arquitectos góticos fue expresar en piedra y vidrio la concepción mística de la Iglesia Triunfante; para que todos los creyentes en espera de la Nueva Jerusalén, una ciudad de una belleza inimaginable como corresponde al hogar de Dios, construida con oro, perlas y piedras preciosas, morada de ángeles y almas justas, pudieran aquí en la Tierra disfrutar de una visión semejante.
Catedral de Nuestra Señora de París. (1163. 1245). Se comenzó a construir en el año 1163 por orden del obispo Maurice de Sully. Las torres tienen 69 m. de alto y sirvieron de modelo a posteriores iglesias góticas. La torre sur alberga la campana Emmanuel, la cual se puede visitar pasando por la famosa galería de las quimeras o gárgolas. En la foto pueden apreciarse los magníficos arbotantes. La catedral es protagonista de la famosa novela de Victor Hugo " El jorobado de Nuestra Señora de París".

CARACTERÍSTICAS:

Aunque en principio la silueta de las catedrales góticas es inconfundible, definir las características propias del estilo, no es tarea fácil. No obstante, tres son los elementos principales que otorgan a la arquitectura gótica su peculiar personalidad: El arco apuntado u ojival, la bóveda de crucería y los arbotantes, con estos tres elementos los arquitectos góticos revolucionaron la construcción medieval.

Catedral de Chartres (Francia). Se inició su construcción en el año 1194 y se completó en sólo 30 años. Las vidrieras del siglo XII representan la colección más grande del mundo, miden un total de 2.499 mts.

1.- ARCO APUNTADO.
El arco es un elemento constructivo en forma curva que salva el espacio entre dos pilares o muros, esta formado por cuñas de piedras, llamadas dovelas que se colocan en forma radial y en el caso del arco apuntado, típico del arte gótico los dos segmentos de la curva se cortan en la parte superior o clave, creando un ángulo agudo.


“…El arco apuntado se considera uno de los tres elementos distintivos de la arquitectura gótica
, junto con la bóveda de crucería y el arbotante…”
(
http://es.wikipedia.org/wiki/Arco_apuntado )

La utilización del arco apuntado u ojival es sin duda una de la más emblemática característica de la arquitectura gótica, es más esbelto y ligero que el arco de medio punto, propio de la arquitectura románica y gracias a su verticalidad se logra aminorar la presión lateral y en consecuencia elevar la altura de los edificios.
Los arcos semicirculares del románico resultaron inadecuados para los arquitectos góticos, por lo que se reinventa el arco apuntado, ya conocido con anterioridad por la arquitectura musulmana. El arco apuntado es utilizado para construir bóvedas, puertas, ventanas y en múltiples elementos decorativos. Su ventaja es que podían hacerse más o menos puntiagudos de acuerdo con las exigencias de la estructura y en concordancia con la altura de los edificios.
El uso del arco apuntado desempeña un doble papel: 1.- constructivo, ya que reduce los empujes laterales permitiendo el desarrollo de construcciones más ligeras y atrevidas; 2.- plástico, porque da a las construcciones un aspecto de verticalidad, de proyección hacia arriba, típico del estilo gótico.

2.- BÓVEDA DE CRUCERÍA O DE OJIVAS.
Una bóveda es una estructura arquitectónica que sirve para cubrir espacios. El sistema de cubiertas románico hecho a base de bóvedas de cañón o de arista se sustituye en la arquitectura gótica por otro muy diferente basado en el uso de la bóveda de crucería de ojivas o nervada.
“…Podemos definirlas como una bóveda de arista (es decir, la engendrada geométricamente por el cruce perpendicular de dos bóvedas de cañón, típica del Románico) sostenida por dos arcos tendidos en diagonal, los arcos ojivales u ojivas, que se cortan en la clave; en su composición definitiva, la bóveda de crucería consta además de cuatro arcos apuntados que la encuadran, los dos arcos fajones dispuestos transversalmente al eje de la nave, y los dos formeros, dispuestos paralelamente a dicho eje. Este conjunto de arquerías, cuyas claves se encuentran a idéntica altura, constituye el esqueleto de la bóveda; los espacios que quedan entre ellos se recubren mediante cuatro elementos o paños formados por dovelas de piedra. Cada una de las bóvedas de crucería que, alineadas constituyen la cubierta de las naves de los edificios forman un tramo de ésta…” (“Historia del Arte” Edt. Lafer. Tomo 2, Pág.192)

En resumen podemos decir que la bóveda de crucería se forma por una serie de arcos que se cruzan con función estructural, de allí su nombre. El número de arcos puede variar, dando lugar a la existencia de diversos tipos de bóvedas: cuatripartita, sexpartita, reticulada, estrellada, de abanico. La presión de las bóvedas de crucería se refleja en los arcos y en los pilares que los sustentan, por lo cual su cerramiento no necesita ser macizo, basta con un recubrimiento de mampostería para cerrar los espacios.

Bóveda cuatripartita.- formada por el cruce de dos arcos apuntados fue la más utilizada en el período gótico.







Bóveda de San Juan de Torum.- La forma y disposición de los arcos o nervios puede ser muy variada y compleja, llegando a tener en el gótico tardío intrincados diseños geométricos, como la bóveda estrellada de San Juan.






Al construirse una bóveda de crucería la presión se localiza en los pilares y en consecuencia los muros pierden su función de soporte, ello conduce a una estructura mucho más lígera, en la cual se permite la apertura de grandes ventanales. La iglesia de Saint- Denis, de mediados del siglo XII fue la primera en utilizar una bóveda de crucería con estructura verdaderamente gótica, como la que se ha descrito.

3.- SOPORTES:
Toda bóveda ejerce un doble empuje, uno vertical y otro transversal. Para solucionar la presión vertical se continúan utilizando los soportes internos conformados por las columnas y pilares. Para contrarrestar el empuje transversal, sabemos que la arquitectura románica utilizaba los contrafuertes, pero a medida que se va desarrollando el estilo gótico, los arquitectos recurrieron a unos soportes externos mucho más atrevidos llamados arbotantes.


Los Arbotantes.- Son la clave para construir los edificios altos y livianos propios del gótico. El arbotante es una especie de puente macizo que sujeta las bóvedas de las naves internas de la catedral, transmitiendo el punto de presión a los contrafuertes del exterior, permitiendo a los arquitectos abrir mayores vanos en la fábrica del edificio.
La utilización de los arbotantes “… modificó por completo la silueta de los edificios, deparándoles un aspecto sorprendente nunca visto hasta entonces y que no volverá a repetirse en la Historia del Arte, consistente en la presencia, alrededor de un cuerpo central de naves abovedadas, de un conjunto de líneas oblicuas y verticales que definen en torno a él un volumen de espacio libre…” ( Historia del Arte, Tomo 2, Edt. Lafer. Pág, 193)




Catedral de Bourges (arbotantes)

En efecto, los arbotantes transmiten el empuje lateral de las bóvedas a unos contrafuertes, que a diferencia del románico, se sitúan lejos de los muros del edificio, éstos quedan libres para abrir grandes ventanales que se adornan con vitrales multicolores, dando al interior una gran luminosidad y misticidad.
El arbotante empezó a utilizarse con mayor frecuencia después del siglo XII. Entre los modelos más innovadores están la Catedral de Bourges, la de Chartres, la de Amiens, Beauvais y Colonia.
Los arbotantes también servían también para canalizar el agua de las lluvias, las bocas de desagüe se decoraban con figuras de seres monstruosos, llamadas gárgolas

Gárgolas de Nuestra Señora de París

Los Pilares. Los empujes verticales de las bóvedas recaen durante el gótico principalmente sobre los pilares que se hacen mucho más estilizados que en el románico y habitualmente son de forma cilíndrica y rodeados de semicolumnillas,
Estas columnillas van aumentando en número a medida que progresa el estilo. Al principio, suelen ser cuatro o seis en los pilares aislados. Pero luego se van multiplicando de tal manera que aparece todo el soporte como un haz de cilindros los cuales se conecta cada uno de ellos a los arcos o nervios de la bóveda.
La descomposición de la superficie de los pilares en múltiples columnillas permitió establecer una continuidad plástica entre los nervios de las bóvedas y estas columnillas, que subrayaba el efecto de verticalidad de las grandes catedrales.

Columna con semicolumnillas, sin capitel de la colegiata de Medina del Campo (España)

Los Capiteles. El capitel gótico carece de la importancia religiosa y arquitectónica que tuvo durante la época románica.
Se presenta de una forma mucho más simple y estilizada, al principio se realiz
a en forma de tambor cónico con follaje; posteriormente, a medida que el gótico se desarrolla, el capitel se hace más pequeño y delicado hasta desaparecer en un haz de junquillos que se ramifica directamente en los nervios de la bóveda sin que medie solución de continuidad en muchos casos (ver foto anterior). Durante el siglo XIV se admiten figurillas e historias entre el follaje pero siempre con mucha mas pulcritud que en el románico,
Capitel del palacio Ducal, Venecia, se observan figurillas entre el follaje.

4.- LAS PLANTAS.-
Planta de la catedral de Chartres, Francia


Se siguen utilizando las mismas plantas de las iglesias románicas, siendo la predominante la “cruz latina”, pero con importantes modificaciones respecto a la altura y superficie. Estas tienen generalmente tres naves, pero es posible encontrar catedrales con cinco naves, siendo la nave central mucho más elevada que las laterales.
Se experimentan cambios especialmente en la zona de la cabecera, ya que las capillas, los ábsides y las girolas dejan de ser semicirculares para hacerse poligonales.



5.- PREDOMINIO DE LOS VANOS SOBRE LOS MUROS.
Ventana del Monasterio de Bebenhausen

Esta es una gran diferencia respecto al románico; en efecto el cambio de la estructura de los edificios permitió abrir grandes huecos o vanos en los muros de las fachadas permitiendo la iluminación de los mismos.
Los edificios, concebidos como una armazón de soportes, arcos y bóvedas, no requerían los gruesos muros del románico y en consecuencia se multiplicaron las ventanas que luego se cerraron con vidrios multicolores. Así los artistas de la época pudieron dar rienda suelta a su imaginación creando un arte desconocido hasta la fecha como fue el vitral.
Los vitrales son dibujos hechos con innumerables trozos de vidrios, que forman una especie de rompecabeza ensamblado en una armazón de plomo llamado emplomado, él cual no sólo le sirve de soporte sino que realza la silueta de las diversas figuras del conjunto. Los colores empleados fueron muy variados y además de utilizaron vidrios de diferentes grosor para incrementar la gama cromática, por último se complementaban los detalles a punta de pincel.
Los vitrales destinados a cerrar grandes vanos permitían la entrada de una luz entre natural y mística que transportaba a los creyentes a una especie de ciudad celestial. Ellos constituyeron un capitulo muy importante en el gótico y rápidamente se extendieron a toda Europa, con excepción de Italia, la cual continuaba decorando los muros de las catedrales con murales.

Ventanas de la catedral de Saint Denis, París.

En la decoración arquitectónica de las ventanas destaca tambien la tracería calada o crestería, que era una decoración geométrica tallada en piedra que se colocaba en el interior de los arcos apuntados de los ventanales o dentro del rosetón.

Puertas. Las puertas de acceso al templo suelen colocarse en los brazos y pies de la cruz. Se continúa con el abocinamiento románico sólo que ahora los arcos son apuntados y las arquivoltas se multiplican. Los tímpanos siguen siendo decorados. Sobre la portada encontramos el rosetón que da iluminación y cromatismo al interior del templo.
El motivo más utilizado en las portadas son esculturas de los apóstoles ubicados en doseletes entre las columnillas. Éstos comparten un sentimiento de ingravidez, que los asemeja a huéspedes celestiales. Las iglesias del Cister y otras menores carecían de imaginería en la portada y sólo contaban con un gran arco abocinado decorado con simples baquetones o alguna ornamentación vegetal o geométrica.



5.- ELEVACIÓN.-
Los arquitectos góticos se complacieron en construir edificios esbeltos, proyectados hacia el cielo y de proporciones vertiginosas. Los arcos apuntados, los arbotantes y los pilares descompuestos en columnillas conectados a los nervios de las bóvedas fueron los elementos determinantes de este efecto de verticalidad. Además, los elementos ornamentales subrayaban la verticalidad, tales como los pináculos o flechas apuntadas con las cuales se coronaban los contrafuertes y en especial las agujas, que no eran otra cosa sino las puntas de las torres o campanarios.
Los franceses lograban la altura de sus catedrales, principalmente con sus bóvedas apoyadas en arbotantes, mientras que los alemanes e ingleses en una verdadera rivalidad por alcanzar el cielo crearon las agujas
.


Nuestra Señora de París. Empezó a construirse en el año 1163 y se terminó en 1270. Lo que más impacta de la catedral es su fachada oeste, con sus torres gemelas que sirvieron de modelo a numerosas iglesias góticas. Sues ejes estructurales horizontales y verticales convergen en el rosetón, las portadas estan ricamente decoradas con soberbias esculturas. Es la iglesia más famosa de Francia y quizás del mundo, protagonista de la novela de Victor Hugo, "El jorobado de Nuestra Señora de París".

Catedral de Ulm. La aguja más alta es la de la catedral de Ulm, en Alemania. Aunque la catedral inició su construcción en 1380 su aguja de 160 metros - cumbre de la ambición gótica - fue terminada cinco siglos después de proyectada, la sigue la catedral del Colonia, con dos agujas de 150 metros. Fuera de Alemania, la aguja más alta la ostenta la catedral de Salisbury con 123 metros.

6.- LA LUZ.

Interior de la catedral de Saint Denis (Francia)

Las catedrales góticas se caracterizan por la luz, una luz físca que entra por las ventanas y a la vez mística, porque esta transfigurada y coloreada mediante vitrales. Esta luz que llena el espacio transformándolo en irreal y simbólico, es identificada con la divinidad e intenta acercar a los fieles, de una manera vivencial a los valores religiosos de la época. Es así que “… La luz está entendida como la sublimación de la divinidad... la escuela de Chartres considera la luz el elemento más noble de los fenómenos naturales, el elemento menos material, la aproximación más cercana a la forma pura. El arquitecto gótico organiza una estructura que le permite, mediante una sabia utilización de la técnica, emplear la luz, luz transfigurada, que desmaterializa los elementos del edificio, consiguiendo claras sensaciones de elevación e ingravidez…”.
(http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%B3tico)


Rosetón de la catedral de Nustra Señora de París
La progresiva sustitución de los muros por ventanales hace que nazca el arte de los vitrales, los cuales permitían el paso de una luz policroma y matizada, con gran efecto místico. Este fue el arte preferido de Europa, con excepción de Italia, que como sabemos no se apegó a la moda de abrir grandes vanos.
Generalmente se utilizaban colores vivos y las figuras se delineaban con plomo, dando un aire irrealista y artificial. Los vitrales más hermosos se consiguen en Francia, ejemplo de ellos son los de la catedral de Estrasburgo y Ruan; en Inglaterra tenemos los vitrales de la catedral de Cork y en España, la catedral de León.
Un elemento decorativo muy característico del gótico es el ROSETÓN, que se coloca en los vanos circulares ubicados en los altos de las fachadas. Estos están decorados en su interior por una tracería calada dispuesta radialmente.
Ventanas y rosetones suelen cerrarse con magníficas vidrieras policromadas que toman el lugar de la pintura monumental de la época románica, la cual tiende a desaparecer por la falta de muros en las edificaciones góticas.
Al igual que la pintura y la escultura románica, los vitrales góticos cumplían una función didáctica y se desempeñaban como verdaderas biblias visuales que llevaban el mensaje de Dios a todas las personas
“Las imágenes de las vidrieras son principalmente para las personas humildes que no pueden leer la palabra de Dios, para mostrarles en lo que deben creer… Abad Suger ("Historia de la Arquitectura". Jonanthan Glancey. pág.54)


ARQUITECTURA GÓTICA CIVIL
El desarrollo de la vida urbana a partir de los siglos XI y XII, el poder político de las grandes dinastías reales europeas y de algunas familias aristocráticas y el surgimiento de la clase burguesa favorecieron el desarrollo de una variada y rica arquitectura laica.
El poderoso auge de la vida urbana y comercial se materializó principalmente en Flandes, el norte de Francia, Inglaterra, Alemania, el norte de Italia y Cataluña, lugares donde se construyeron una variada gama de edificaciones ciudadanas, tales como palacios, ayuntamientos, casas de corporaciones, hospitales, etc..
Tanto en la arquitectura civil como en la militar y sin distinguir entre edificios públicos o privados, se utilizaron las formulas constructivas y decorativas semejantes a las de las grandes edificaciones religiosas: arcos apuntados, decoración de tracerías caladas, pináculos, etc

Palazzo Vechio (Florencia)

El término palacio, que en los primeros siglos de la edad media se refería a la sede del rey o del emperador, se amplia para referirse a los edificios públicos o sedes residenciales de los príncipes laicos o eclesiásticos, incluso de los burgueses ricos. Los mismos tenían una función de status symbol, es decir se construyen para reflejar el nivel económico y social de su propietario. Así se edifican soberbios palacios como símbolos del poder de las ciudades y de las riquezas de sus moradores, aunque la mayoría de la población, -como ayer, hoy y siempre- vivía en pobres e insalubres habitaciones.
Los edificios civiles más representativos eran los AYUNTAMIENTOS, edificaciones o palacios de carácter público y las LONJAS destinadas a usos mercantiles. Los primeros solían tener un planta baja abierta, en el primer piso funcionaban las oficinas municipales y en los pisos superiores los aposentos de los regidores de la ciudad. Los ayuntamientos de Florencia, Venecia, Siena, Montepulciano y Perugia en Italia son realmente impresionantes Quizás los más emblemáticos edificios civiles sean el Palazzo Ducale situado en la Plaza de San Marcos en Venecia y el palazzo Vecchio de Florencia

Palazzo Ducale (Venecia)

Las lonjas o palacios de la nueva aristocracia mercantil se estructuraban en pisos superpuestos, en la planta baja se realizaban las actividades comerciales o empresariales y en los pisos superiores se hallaban las viviendas. Entre los mejores edificios góticos de uso comercial, tenemos los mercados de paños de Iprés y de Brujas, ambos en Bélgica, fácil de entender, si sabemos que el comercio de tejidos era la mayor actividad económica de los Países Bajos.


Ypres. Salón de Telas o Lakenhalle

A su vez, los nobles españoles construían casas de piedra con patios, que aunque resultaban muy austeras, poseían una magnifica decoración como por ejemplo la Casa de las Conchas en Salamanca .


La Casa de las Conchas.-

CONSTRUCCIONES EN MADERA.-
















Catedral de Borgund (Noruega



La mayor parte de las construcciones góticas fueron construidas en piedra y en los lugares donde no la había en suficiente cantidad, como en los Países Bajos se sustituyó por el ladrillo. Ello, en gran parte, por el temor a los incendios. No obstante, la madera se utilizó mucho en la construcción de casas y edificios menores.
A pesar de lo afirmado, en algunos países como Noruega y Suecia, cubiertos de bosques, la regla fue modificada y se construyeron magnificas catedrales de madera. La más famosa y mejor conservada es la Catedral de Borgund, en el fiordo Sogne de Noruega, construida en 1150, ella es distinta a todas las demás iglesias cristianas del mundo e inquieta tanto como un barco vikingo. Otras; La iglesia de Urnes (Noruega), Lund (Suecia)


Francia: Las primeras iglesias construidas en el nuevo estilo gótico se encuentran en Francia, tales como las iglesia de Saint- Denis y Notre-Dame, ambas en París; ellas representan el llamado estilo Gótico de Transición o Primer Gótico. A medida que desaparecen los vestigios de la arquitectura románica, la arquitectura gótica se hace más pura y aparece el estilo Gótico Clásico, las catedrales de Chartres, Amiens, Reims, así como el Palacio de los Papas en Avignon se encuentran en este marco. En todas destaca el uso sorprendente de la luz que como un nuevo elemento arquitectónico crea una atmósfera nueva y sobrenatural, no obstante el uso de las vidrieras y rosetones se maximiza en el estilo Gótico Radiante “…El arte de hacer vidrieras policromadas alcanzó su punto álgido en la iglesia de Sainte Chapelle en París, donde las ventanas constituyen tres cuartas partes de la pared…”( Historia de la pintura” Wendy Beckett, edt. Blume, pág. 40). Por último aparece el estilo Gótico Framígero, utilizado en la catedral de Ruan.

Sainte-Chapelle está considerada como una de las mejores representaciones del arte gótico del mundo occidental. Su construcción se inició en 1248 en la Isla de la Cité por orden de San Luis. La cual se destinó para acoger en ella la corona de espinas y una parte de la cruz de Cristo.La Santa Capilla se divide en dos partes: la capilla baja (o inferior) dedicada a la Virgen y a la que podían acceder la gente del pueblo. La capilla alta (o superior) estaba reservada a la realeza y en ella se eliminaron las paredes para colocer grandes vidrieras que representan escenas religiosas divididas por finas columnas.En el año 1862 se consideró un monumento Histórico Nacional de Francia.

Catedral de Amiens.-Empezó a construirse alrededor del año 1220, esta catedral con una altura de la bóveda de 42,30 m. y una longitud interior de 133,50 m. es el mayor edificio religioso de Francia y uno de los más hermosos debido a que su decoración del gótico tardío se ha mantenido casi intacta. En la fachada oeste destacan, además de las tres portadas ricamente ornamentadas, la particular armonía y belleza de sus abundantes figuras.

Palacio Papal de Avignon.-La ciudad de Avignon fue residencia de siete papas desde 1309 hasta 1377; una vez regresada la sede a Roma gracias a la intervención de Santa Catalina de Siena se produjo el Gran Cisma de Occidente y los antipapas Clemente VII y Benedicto XIII continuaron viviendo en Avignon. El palacio Papal es la más grande de las construcciones góticas de la edad media, tiene 15.164 m2. da sobre el río Ródano y fue decorado por Simone Martini y Matteo Giovadetti, entre otros. Forma parte de los 10 monumentos más visitado de Francia.

GÓTICO INGLÉS.- Dentro del estilo Early English o primer gótico tenemos como modelos a las catedrales de Canterbury y de Salisbury. En el Gótico Perpendicular, las características góticas estan plenamente desarrolladas y se caracteriza por bóvedas de abanico y por el arco Tudor, ejemplo la abadía de Westminster y la Universidad de Oxford y Cambridge.

Catedral de Salisbury.- Fue construída durante los años 1220 a 1258, pertenece al estilo llamado Early English. Esta catedral no sólo cuenta con la torre más alta de Inglaterra, 123 metros, sino que es la única construída integramente en el mismo estilo. El arquitecto Elias de Derham aprovechó la insólita circunstancia del verde y llano prado para crear una planta simétrica y clara. La Lady Chapel o capilla de Santa María transmite una sensación de elegancia y distinción que permite definirla como uno de los espacios más bello del gótico temprano inglés.

Universidad de Oxford.-Se desconoce la fecha exacta de su fundación, no obstante se evidencia actividad desde el año 1096. La rival de Oxford es la universidad de Cambridge, construída poco tiempo después. En la actualidad se matriculan en Oxford más de 20,000 estudiantes que en su mayoría cursan estudios humanísticos y de ciencias sociales.

ALEMANIA.- La obra más perfecta dentro del gótico alemán es la catedral de Colonia y la más alta es la catedral de Ulm. Tambien tenemos la Catedral de Estraburgo como un magnifico ejemplo de la arquitectura gótica y como obra civil: la puerta de Lubeck.

Catedral de Colonia.-La catedral de San Pedro y María es una de las iglesias más famosa de Europa, fue construída entre los años 1248 y 1880. A pesar de que los modos arquitectónicos y estilos evolucionaron durante el largo período de construcción, el aspecto de la mayor iglesia gótica de la cristiandad era tan impactante que apenas se modificaron los planos originales. La avalancha de personas que se recibe diariamente en esta iglesia demuestra que su visión sigue siendo tan impresionante como antaño.

Puerta de Holstentor.- La ciudad de Lubeck, se localiza a las orillas del río Trave y tiene el puerto más grande sobre el mar Báltico. El comercio marítimo impusó a la ciudad y la convirtió en la capital económica de la Liga Hanseática. La parte antigua construída en ladrillos góticos fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La puerta con doble torre data del siglo XV y es el emblema de Lubeck, no sólo por ser sinónimo de la fuerza física de la ciudad sino tambien por el orgullo de ser la antigua reina de la liga hanseática.

BELGICA Y HOLANDA.- La gran prosperidad económica de los Países Bajos explica la suntuosidad de su arquitectura gótica flamígera. No sólo se destaca por la arquitectura religiosa sino tambien por la civil, la cual fue posible gracias a una rica burguesía. Ejemplos maravillosos son los ayuntamientos de Lovaina, Brujas, Brusellas y las casas gremiales o lonjas de Halle des Drapiers de Ypres y el muelle de hierbas de Gante.

Ayuntamiento de Lovaina.- El magnifico palacio comunal es una joya del gótico tardío brabantino. La primera piedra data del año 1439 y fue colocada por el arquitecto Sulpicio Van der Vorst, luego de su muerte continuó Keldermans y Mathijs de Layens lo terminó. Las elegantes líneas se acentúan por la proporción de la fachada. El movimiento vertical, tan típico del gótico se ve reforzado por las torres de las esquinas. Esta adornado con 236 estatuas realizadas en el siglo XIX.

ITALIA.- El lenguaje arquitectónico gótico empleado en el resto de Europa, apenas tiene éxito en Italia. Frecuentemente se rechazan las innovaciones técnicas y estéticas del nuevo estilo. Hay tendencia a la horizontalidad y moderada luminosidad debido a la discreción de las ventanas y vidrieras. Las torres o campanarios se separan del edificio principal y las fachadas exteriores presentan policromía y en sus interiores las paredes estan hermosamente decoradas con pinturas al fresco. Ejemplos son la catedral de Siena, las iglesias de la Santa Cruz y Santa María Novelle en Florencia. Merece especial atención el campanario del Giotto en Florencia. Respecto a la arquitectura civil tenemos los palacios Vecchio tambien en Florencia, el Palacio Ducal en Venecia y el palacio de Siena.

Catedral de Siena.- Se trata de un templo sin arbotantes de acusada horizontalidad con fachada articulada a base de líneas a lo largo del muro. La resistencia del gótico italiano al arco apuntado se aprecia en los arcos empleados en las tres puertas de la fachada occidental que son de medio punto, aunque coronados por gabletes góticos. También son de medio punto los arcos interiores.
La citada fachada policromada lleva un rosetón enmarcado en un cuadrado.



Campanario de Giotto.- La torre, que empezó Giotto en 1337 y que terminaron Andrea Pisano y Francesco Talenti, es una estructura sólida de casi 85 m. La imponente torre resulta elegante y armoniosa gracias a las ventanas, que tienen una o dos columnas. La torre está completamente cubierta de mármoles blancos, verdes y rosas. La base se divide en dos zonas: una con paneles y bajorrelieves que representan las Artes y las Obras Humanas de Andrea Pisano y de Luca della Robbia; la otra parte está decorada con nichos con estatuas (actualmente, muchos originales están el “Museo dell'Opera del Duomo”), dedicadas a los sacramentos, las virtudes y las artes liberales. Es posible subir al campanario, desde donde se ve un magnífico panorama de Florencia.








ESPAÑA.- Ejemplos del gótico español son las catedrales de Burgos, León y Toledo. El Siglo XIII representa el máximo apogeo del gótico español y se construyeron las manifestaciones más puras dentro del estilo. Durante los siglos XV y XVI, mientras en Italia se desarrolla el Renacimiento, en España la actividad gótica es abrumadora.

Catedral de Toledo.- (1226-1465) Como suele ocurrir en casi todas las catedrales, en ésta tambien trabajaron varias generaciones. Los maestros arquitectos procedieron de Flandes, Francia y por supuesto del ámbito musulmán. La influencia arabe en España, que se designa con el término "Mudéjar" se aprecia por ejemplo en los adornos abstractos y pequeños que cubren extensas superficies.